Hay manuales que parecen obras fantásticas

Muchas veces compramos determinados productos, en especial electrónicos, y ni miramos el manual. Lo desechamos al momento porque nos creemos que utilizar el dispositivo es fácil, como cualquier cosa. Sin embargo, un día se rompe por negligencia y queremos morirnos. Pero lo que no sabíamos era que en el manual estaba explicado todo. Varias opiniones Tecnocio reiteran la necesidad de consultar el manual antes de empezar a usar cualquier equipos electrónico, incluso, no electrónico, pues de esta manera evitamos accidentes y roturas.

Una amiga compró hace poco un microwave. Como no se trata de nada del otro mundo, y como es un equipo tan usado, ella ni se tomó la molestia de hojear el manual. Según ella no era necesario, sabía lo básico: no introducir en el micro ningún objeto de metal ni papel de aluminio. Creyó que con eso bastaba. Sin embargo, cuál sería su sorpresa el día en que metió dentro una taza de porcelana con el borde dorado y el micro empezó a soltar chispas y la taza se rajó dentro. En el manual lo decía bien claro: no introducir objetos con bordes dorados ni plateados. Lección aprendida, ¿verdad?